VENTAJAS DE LA TÉCNICA FUE

  • En esta técnica no se utiliza sutura ni bisturí.
  • No deja cicatrices lineales como la técnica de la tira, lo que permite llevar el pelo corto o rapado sin que se note ningún rastro de la operación.
  • Al ser una técnica poco invasiva y ambulatoria la recuperación es muy rápida y casi sin dolor o molestias post operatorias y permite una incorporación inmediata a la rutina diaria.
  • La intervención se realiza con anestesia local, por lo que es una intervención indolora.
  • Permite una selección concreta de los tipos de folículos según el objetivo quirúrgico y la zona a trasplantar.
  • El procedimiento es relativamente corto, entre 4 y 6 horas dependiendo del paciente.
  • Las posibilidades de un rechazo inmunológico es mínimo ya que el pelo trasplantado es del propio paciente.
  • El cabello injertado no necesita de un tratamiento diferente.
  • Es muy útil para reparar y tapar cicatrices de tratamientos anteriores que no han funcionado.